Por: Esther Carbonell, responsable Legal GB Consultores; y Alberto Fernández, técnico jurídico.

En materia de constitución de sociedades limitadas, poco a poco vamos dando pasos para adaptar la normativa a las necesidades empresariales y a los países de nuestro entorno. Con el Real Decreto 682/2003 se crearon el CIRCE y el DUE (Documento Único Electrónico), acortando los tiempos en la constitución de una empresa al permitir el trámite telemático de todo el proceso menos la comparecencia ante el Notario, que debía seguir siendo física. Con la Ley Crea y Crece (Ley 18/2022, de 28 de septiembre) se allanó el camino para la transposición de la Directiva 2019/1151, permitiendo la creación de SL con 1 euro de capital social e introduciendo la opción de utilizar modelos estandarizados de escritura pública y de estatutos si se fundaba una sociedad limitada utilizando el DUE, previendo extender esto último a cooperativas y a SL laborales.

Recientemente, la UE ha decidido profundizar en este tipo de medidas de manera armonizada para todos los Estados miembros. En este marco, el 9 de noviembre de 2023 entraron en vigor las disposiciones de la Ley 11/2023, de 8 de mayo, transponedora de varias Directivas europeas (especialmente la 2019/1151, junto a otras cinco que se transponen con retraso), que afectan a la constitución de sociedades. Desde mayo estaban en vigor las modificaciones de la Ley de Sociedades de Capital en esta materia, pero para las modificaciones de la normativa notarial necesarias para poder hacerlas efectivas se dejó hasta el 9 de noviembre para que el Ministerio de Justicia pudiera adaptar las plataformas informáticas a la nueva normativa. Se espera que la plena implementación de estas medidas se consume como tarde en mayo de 2024, que es la fecha en que entrará en vigor el resto de reformas legislativas operadas por esta Ley.

Novedades en la Ley del notariado

El nuevo artículo 17 ter. de la Ley del Notariado adapta la función de estos funcionarios para armonizarla con la nueva normativa:

  • Se permite el otorgamiento y la autorización por videoconferencia como nueva vía para varios actos y negocios jurídicos en materia mercantil, procesal electoral, testamentaria, o de propiedad horizontal, entre otras. Todas las operaciones previstas en la Ley podrán llevarse a cabo a través del Portal Notarial del Ciudadano, sin tener que desplazarse personalmente a una Notaría para firmar.
  • Entre las operaciones societarias que podrán otorgarse en sede electrónica sin comparecer físicamente se incluyen las ampliaciones de capital, los cambios en el órgano de administración, las modificaciones estatutarias, las liquidaciones de sociedades y, por supuesto su constitución. Se podrá otorgar casi cualquier instrumento por videoconferencia, mientras no incluya una aportación de capital no dineraria.
  • Además, a partir de ahora todos los protocolos deberán tener también formato digital, aunque en caso de contradicción en su contenido prevalece el del soporte papel, de tenerlo. Estará al cargo de este depósito de protocolos electrónicos el Consejo General del Notariado, y cualquier persona que alegue interés legítimo puede acceder a él. Se podrá pedir la copia autorizada de escrituras con la firma electrónica cualificada del Notario.
  • En caso de utilizar los modelos estandarizados de escritura pública y de estatutos, el Registro Mercantil tendrá un plazo de seis horas hábiles desde el día siguiente a su presentación para inscribir la constitución de la sociedad. Si no se utilizan los modelos, el plazo será de 5 días.
  • El Notario podrá exigir excepcionalmente la comparecencia física de los otorgantes si por razones de interés público considera necesario comprobar la identidad de los otorgantes, solamente para el trámite de constitución de la sociedad, y haciendo constar en la escritura los motivos de esta excepcionalidad.
  • Es importante reseñar que la posibilidad de constituir una sociedad de manera virtual aplicará solamente para Sociedades Limitadas y solo en caso de que el capital aportado sea únicamente dinero.

Se espera que estas medidas fomenten el emprendimiento y la digitalización, ahorrando también en el coste económico, y que faciliten la actividad empresarial. Al estar dirigidas a las SL (al menos para su constitución), que son el tipo societario más común, también puede esperarse que se refuerce el tejido empresarial del país, mejorando las cifras de empleo y crecimiento económico. La novedad radica en que es una de las pocas veces que se eliminan trabas para los autónomos y las empresas, gracias a una Directiva europea que con suerte inspire a nuestro legislador nacional en futuras regulaciones.

X