Por Alejandra Garnes. Área Fiscal GB Consultores.

El Boletín Oficial del Estado (BOE) publicó, el pasado 31 de agosto, una modificación en el reglamento del Impuesto sobre Gases Fluorados de Efecto Invernadero con efectos a partir del 1 de septiembre de 2022. Explicamos los cambios tributarios que conlleva esta modificación del reglamento.

Hasta el 31 de agosto, en resumen, todas las compras que fueran realizadas por revendedores, que se destinasen a primera incorporación en un equipo o que se destinasen fuera del ámbito territorial del impuesto, estaban exentas del impuesto mientras que, las ventas posteriores podían estar exentas o no, dependiendo de si se trataba de primera incorporación o segundas y ulteriores.

  • En supuestos de compras y ventas exentas, existía obligación de presentar la autoliquidación, pero, evidentemente sin resultado a ingresar.
  • En supuestos de compras exentas, pero ventas no exentas, además de existir obligación de presentar la autoliquidación cuatrimestralmente (Modelo 587), había que ingresar el importe derivado de las ventas realizadas.

En importante tener en cuenta que, con la anterior normativa, se producía un diferimiento en la tributación y que, únicamente se devengaba el impuesto en el momento en el que se vendía.

A partir del 01 de septiembre desaparecen las exenciones que existían anteriormente (principalmente la de primera instalación) por lo que la compra de gases fluorados pasa a considerarse no exenta del impuesto (es decir, se soportará el impuesto al comprar) y, en la posterior venta no se repercutirá  el impuesto, sino que en caso de querer recuperar el impuesto se tendrá que hacer vía “precio”.

¿Cuál es el objetivo de este cambio normativo?

Simplificar el impuesto de tal forma que los “revendedores” o “los beneficiarios de la exención por incorporación en equipos o aparatos nuevos” (aquéllos que compran y venden gas o lo instalan por primera vez) no se vean afectados, a nivel administrativo, por este impuesto ya que no estarán obligados a presentar las autoliquidaciones que venían declarando.

No obstante, a lo dispuesto en el párrafo anterior, se introduce una nueva figura en este nuevo marco normativo, los “revendedores almacenistas”. Estos nuevos sujetos pasivos deberán solicitar un nuevo CAF y una autorización como almacenistas de gases fluorados siendo requisito fundamental que las ventas de gases fluorados del ejercicio anterior superen los 8.000 kg (la Administración comprobará este dato con la declaración anual de gases fluorados, el modelo 586).

Por tanto, la diferencia fundamental entre un “revendedor” y un “revendedor almacenista es que los segundos no soportarán el impuesto en la compra (exención por disponer de CAF como “almacenista”) pero SÍ repercutirán el impuesto en la posterior venta. De esta forma, deberán presentar las autoliquidaciones de forma periódica (modelo 587).

Evidentemente, una diferencia relevante entre una figura y otra, es de índole financiera, pues en el caso de revendedores almacenistas el impuesto se devenga en el momento en el que se vende (pudiendo ajustarse el momento en el que liquida el Impuesto a la Hacienda Pública al momento de cobro a su cliente) mientras que, en los supuestos de revendedores no almacenistas, satisfarán el impuesto dentro del precio abonado a sus proveedores, recuperándolo en el momento de realizar la venta (y cobro) al cliente, entendiéndose incluido en el precio que establezca.

Implicaciones

  1. Únicamente tendrán obligación de seguir presentando las autoliquidaciones los fabricantes, adquirentes intracomunitarios, importadores y revendedores almacenistas.
  2. El periodo de liquidación pasará a ser trimestral, debiendo presentar el modelo entre el día 01 y 20 del mes siguiente a la finalización del periodo de liquidación (hasta el 15 si se quiere domiciliar el importe resultante de la autoliquidación).
  3. Obligaciones puntuales de 2022 relativas a este Impuesto para aquellas empresas que venían liquidándolo conforme a la anterior redacción:
  • Instalador que posea CAF ostentando la condición de revendedor y que pueda ser considerado almacenista: Durante el mes de septiembre deberá realizar una comunicación a la Agencia Tributaria de las existencias habidas en sus instalaciones a fecha 1 de septiembre de 2022 (vía escrito a la Administración Tributaria).
  • Instalador que posea CAF ostentando la condición de revendedor y que no pueda ser considerado almacenista: Adicionalmente a la comunicación de existencias, a emitir durante el mes de septiembre, deberá emitir la autoliquidación correspondiente a las cuotas devengadas de las existencias a fecha 1 de septiembre, y deberán abonarlas simultáneamente a la presentación de la autoliquidación. El plazo para presentar la autoliquidación será entre el 1 de septiembre y el 30 de noviembre de 2022 (modelo 587).
  • Instalador que se beneficie de la exención de la primera carga de equipos o aparatos nuevos: Deberán efectuar la comunicación de existencias a la Agencia Tributaria aquéllos que se hayan beneficiado de esta exención.
  1. Los fabricantes, almacenistas y adquirentes intracomunitarios estarán obligados a la llevanza de contabilidad de los productos objeto del impuesto, debiendo comunicar mediante su suministro electrónico en sede de la AEAT entre los días 01 y 15 del mes siguiente al periodo de liquidación al que se refiera.

No obstante, la presentación de la contabilidad correspondiente al mes de septiembre de 2022 deberá efectuarse en el plazo previsto para la presentación de la contabilidad correspondiente al último trimestre de 2022 (enero de 2023).

X