Por: Esther Carbonell. Responsable del Área Legal GB Consultores.

Poco antes de finalizar el 2021, se ha aprobado el Real Decreto-ley de la reforma laboral que pretende acabar con las irregularidades y con la escasa funcionalidad del mercado de trabajo en España. Su objetivo es que el despido sea el último recurso, para lograr que el mercado laboral sea más competitivo, si bien, no a costa de la devaluación salarial (entrada en vigor el 30 de diciembre 2021, fecha de su publicación en el BOE).

El acuerdo se ha alcanzado entre Gobierno, sindicatos y empresarios. Sus principales medidas son:

  • El contrato indefinido será el contrato ordinario.
  • El contrato indefinido, de carácter discontinuo, eleva las compensaciones por despido ya que se tendrá en cuenta toda la duración del contrato y no solo los servicios prestados.
  • Solo hay un tipo de contrato de duración determinada, que puede celebrarse por circunstancias de la producción o por sustitución de la persona trabajadora (tiempo máximo de 6 meses, hasta 12, si así lo establece el convenio colectivo sectorial de referencia).
  • Los contratos por obra, en el sector de la construcción, se transforman en indefinidos.
  • Los contratos de formación serán de dos tipos:

Formación en alternancia. Se pueden celebrar con personas de cualquier edad y su retribución será según convenio, sin que pueda bajar del 60% el primer año, y del 75% el segundo año; y no podrá ser inferior al Salario Mínimo Interprofesional, según jornada laboral.

Obtención de la práctica profesional, con una duración de entre 6 meses y 1 año. Pueden celebrarse hasta 3 años después de obtener la certificación.

  • Las personas trabajadoras, que accedan mediante procesos selectivos a trabajar en la Administración, no pueden ser despedidas.
  • Elaboración del Estatuto de las Personas Becarias.
  • Las empresas tendrán entre tres y seis meses para adaptar sus contratos temporales a esta reforma.
  • Las irregularidades contractuales del empresario con el trabajador favorecerán a éste, que pasará a formar parte de la plantilla fija y además se establecen cuantiosas sanciones para aquél, hasta un máximo de 10.000 € por trabajador.
  • Cada baja de un contrato temporal inferior al mes se penaliza con 26 euros con la reforma laboral.
  • Incentivos públicos para que las empresas inviertan en formación.
  • Simplificación de los procedimientos para que las empresas puedan acogerse a los ERTE.
  • Modificaciones, para facilitar los trámites en las pymes, de los ERTE por causas económicas, técnicas, organizativas y de producción.
  • Introducción de la limitación a la actividad normal de la empresa por decisión de la autoridad, en los ERTE por fuerza mayor.

Destacar que, con la aprobación de esta reforma laboral “in extremis”, España recibirá 10.000 millones del fondo europeo con los que impulsar la recuperación económica y transformar el sistema productivo.

Foto de Fox en Pexels
X