Ana Pulido. Área Fiscal GB Consultores.

Como todos los años por estas fechas, se acerca el comienzo de plazo para presentar la autoliquidación por el Impuesto sobre Sociedades. Si el ejercicio de la mercantil coincide con el año natural, el plazo de presentación de este impuesto será del 1 al 25 de julio.

Entre las novedades para la campaña del Impuesto sobre Sociedades de 2021, podemos destacar:

  • A través de la Ley de Presupuestos Generales del Estado para el año 2021, se limita al 95% la exención de los dividendos y de las plusvalías obtenidas por la venta de participaciones, la deducción de los dividendos o participaciones en beneficios por una entidad no residente.
  • Para poder deducir el gasto contable por deterioro de créditos por impago de los deudores, el plazo se reduce a 3 meses (6 meses, anteriormente) desde el vencimiento de la obligación hasta el devengo del impuesto en los ejercicios iniciados durante 2020 y 2021.
  • Como medidas de prevención y lucha contra el fraude fiscal:
    • Se establece que en caso de traslado de la sociedad a un país de la Unión Europea o del Espacio Económico Europeo, se modifica el aplazamiento de la deuda por un fraccionamiento, a solicitud del contribuyente, por quintas partes anuales iguales (el ejercicio de la opción se realizará exclusivamente en la propia declaración). El pago de la primera fracción se efectuará en el plazo voluntario de declaración correspondiente al período impositivo, y, los cuatro restantes, se exigirán junto los intereses de demora devengados de manera sucesiva transcurrido un año desde la finalización del plazo voluntario.
    • Se incorporan nuevas reglas con respecto al régimen especial de Transparencia Fiscal Internacional, añadiendo nuevas rentas a transparentar por la entidad residente.
  • Es conveniente cuidar el cumplimiento de los requisitos para seguir optando a los beneficios fiscales, como ocurre con la libertad de amortización que pueden aplicar las Empresas de Reducida Dimensión, como la deducción por contratar a trabajadores con discapacidad o la monetización de los gastos de I+D, que se encuentran condicionados al mantenimiento de empleo. Si este requisito no se ha cumplido durante este ejercicio, se deberá añadir a la cuota del ejercicio, lo dejado de ingresar en 2020 más los intereses de demora.

Si se aplica el régimen especial de arrendamiento financiero, deberemos comprobar que se cumpla el requisito de que las cuotas correspondientes a la recuperación del coste del bien, en cómputo anual, sea constante o creciente en 2021.

Es importante tener en cuenta que 2021 será el último ejercicio en el que habrá que cancelar a través de un ajuste positivo el saldo que esté pendiente de la reserva de nivelación dotada en 2016 (se cumplen los cinco años desde la reducción) y, que los saldos de reserva de capitalización y nivelación dotados en 2016 se encuentran disponibles para ser repartidos como dividendos a los socios en la Junta General celebrada en 2022.

Al igual que en ejercicios anteriores, cabe destacar la demora de la Agencia Tributaria para poner a disposición los datos fiscales de las sociedades para facilitar la comprobación de la información disponible, y ayudar de esta manera a los contribuyentes a la hora de cumplir con sus obligaciones tributarias, con suficiente antelación, y no ejercer únicamente como un mero organismo recaudador.

Foto en Pexels de Nataliya Vaitkevich
X