Entre las propuestas más recientes del nuevo Gobierno está la subida del Impuesto sobre Sociedades, elevar el IRPF a las rentas altas y crear dos nuevos impuestos para financiar las pensiones.

Impuesto sobre Sociedades

El peso de la subida tributaria recaería sobre el Impuesto sobre Sociedades, que aportaría 4.000 millones más, al establecer un tipo mínimo del 15 % para las grandes empresas, revisar algunos incentivos y regímenes especiales, además de un nuevo impuesto para beneficios desviados, similar al de Reino Unido y Australia.

La recaudación que genera el Impuesto sobre Sociedades ha disminuido en los últimos años, pasando del 12,14 % de recaudación en 2016 al 11,55 % en los presupuestos de este año, mientras las corporaciones han incrementado su beneficio durante este periodo.

Por su parte, la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) cree que la subida de impuestos que plantea el Gobierno para las empresas es un error. Para Juan Rosell, presidente de la CEOE, “la carga fiscal que éstas ya soportan están al nivel del resto de países de Europa”.

En el informe Tributación Empresarial, presentado por la organización empresarial, muestra que la subida del Impuesto sobre Sociedades, sin otras medidas como la reducción de otros tributos como las cotizaciones sociales a cargo de las empresas, repercutiría sobre la competitividad de las empresas, retraería la inversión nacional y extranjera y, a medio plazo, podría suponer un efecto adverso. También se pone de manifestó que «la continua adopción de medidas de urgencia en materia tributaria es incompatible con la mínima seguridad jurídica exigible por cualquier inversor, nacional o extranjero».

Elevar el IRPF a las rentas altas

El IRPF aportaría 1.900 millones si se elevara el tipo máximo al 52 % a las rentas de más de 150.000 euros y por la equiparación progresiva de rentas de trabajo y de capital. Pues bien, se propone elevar el tipo impositivo sobre el ahorro al entorno del 30 % para rentas que superen los 150.000 euros anuales. La subida de tipo a las rentas más altas sumaría 400 millones ya que afectaría solo al 0,35 % de los contribuyentes.

Asimismo, se propone incrementar el tipo de gravamen del ahorro para los contribuyentes que tengan más de 50.000 euros al año de base del ahorro (y rentas superiores a 150.000 euros). Esta medida, iría acompañada de una «cláusula anti- elusión para evitar la interposición de sociedades» instrumentales o «el uso abusivo del diferimiento» fiscal. En total calculaban ingresar 1.500 millones más que, sumados a los 400 anteriores, ofrecen una cifra total de 1.900 millones.

X