Esther Carbonell, responsable del Área Legal GB Consultores, y Diego Buceta, técnico jurídico.

Comenzamos explicando cómo es el régimen económico de participación cada uno de los cónyuges adquiere derecho a participar en las ganancias obtenidas por su consorte durante el tiempo en que dicho régimen haya estado vigente.

Se trata de una modalidad híbrida entre los regímenes de separación de bienes y de gananciales, que son los más empleados, y de los cuales adopta algunos aspectos.

  1. Antes del matrimonio.

Al iniciarse el matrimonio se hacen capitulaciones matrimoniales como si hubiera separación de bienes.  Esto es un inventario de los bienes y las deudas que cada uno de los cónyuges poseen. Por el contrario, en el momento de finalizar el matrimonio se actúa más en similitud al régimen de gananciales.

En las capitulaciones o el patrimonio inicial se dispone la relación de bienes y deudas a título personal de cada cónyuge, estipulando su voluntad de someterse al régimen de participación. Respecto a las deudas, si el total de las mismas es mayor al valor de sus activos, se considerará que no hay patrimonio inicial. El importe de la estimación se actualizará el día en que cese el régimen.

Respecto a la cuota de participación, por norma general se establece en el 50%, aunque en caso de pacto mutuo se puede fijar una cuota distinta, tanto menor como mayor y debiendo ser la misma para ambos cónyuges respecto a ambos patrimonios y a favor de ambos en igualdad de condiciones.

  1. Durante el matrimonio

Opera igual que lo hace el régimen de separación de bienes, disponiendo cada cónyuge de la libertad de administrar los bienes propios de la misma forma que de aquellos que vaya adquiriendo de forma particular, con la característica de que estos están de alguna manera comprometidos por las obligaciones de sostenimiento de la familia de manera proporcional a los recursos económicos de cada uno.

Los bienes o derechos que ambos adquieran en conjunto les pertenecerán en proindiviso y en el porcentaje de adquisición del mismo, aunque se estipule una cuota diferente en las capitulaciones del régimen.

Si se aprecia que alguno de los cónyuges esté haciendo una administración indebida de los recursos en la manutención de la familia y que esto pueda afectar negativamente el patrimonio del otro cónyuge, en el artículo 1416 del Código Civil se establece que dándose esta situación permite que uno de los participantes de la unión solicite la terminación del régimen de participación.

  1. Al finalizar el matrimonio

Al finalizar el matrimonio, por el contrario, se actúa más en similitud al régimen de gananciales.  Cuando se decida terminar el matrimonio por cualquier causa, o por decisión de cambiar el régimen matrimonial, se deberá fijar, al igual que al principio de la unión, un inventario con los activos y deudas que forman parte del patrimonio de cada uno de los cónyuges, así como de todas las transmisiones patrimoniales mientras ha durado el régimen de participaciones.

A continuación, se realiza la comparación entre el patrimonio inicial y el final de cada cónyuge, de la cual se obtiene la ganancia patrimonial a partir de la diferencia entre uno y otro.

Para los casos en que la diferencia patrimonial de uno de ellos sea mayor, este mismo deberá pagar la mitad de la diferencia respecto a su cónyuge, de forma inmediata y siempre en efectivo.

  • Pago de la diferencia patrimonial:

En caso de acreditarse dificultades económicas se puede pactar su aplazamiento en un máximo de tres años.

De forma excepcional, por acuerdo mutuo entre las dos partes, o bien por dictamen judicial a petición del cónyuge deudor, se puede fijar que el pago se haga mediante la adjudicación de algún bien concreto.

En caso de que en el patrimonio del deudor no alcanza para efectuar el pago, el cónyuge acreedor puede impugnar las enajenaciones que hayan sido realizadas a título gratuito sin su consentimiento y las que se hayan realizado en fraude de sus derechos. Estas acciones caducan a los dos años de la extinción del régimen de participación y también se aplica para los casos en que, durante el matrimonio, una de las partes se desprende de parte de ese patrimonio con el objetivo de perjudicar al otro cónyuge. La contraparte es que no se podría llevar a cabo cuando los adquirentes son a título oneroso y de buena fe.

Regulación

Su regulación expresa se encuentra toda en el Código Civil, del artículo 1.411 al 1.434.

Para todo aquello que en estos artículos no se prevea se aplicarán las normas del régimen de separación de bienes.

Ventajas y desventajas del régimen de participación

Ventajas: 

  • Los patrimonios de los cónyuges permanecen separados, de modo que cada uno de los esposos conserva el dominio, el disfrute y la administración de los bienes que adquiera por cualquier título.
  • Prevalecerá siempre la compra de bienes de manera individual por parte de cada uno de los cónyuges.
  • Relación más solidaria y participativa entre los cónyuges.
  • Liquidación de bienes al final del régimen más justa y rápida para los bienes inmuebles, ya que se tienen en cuenta las minusvalías y plusvalías de los bienes privativos, a diferencia de la liquidación en gananciales. 

Desventajas:  

  • En caso de que existan descendientes no comunes a ambos esposos, la opción de pactar una participación distinta al 50% no puede aplicarse.
  • Para el supuesto en que uno de los cónyuges quiera contribuir a aumentar determinada parte del patrimonio del otro, puede que su derecho se reduzca cuando en otras partes del patrimonio del otro se producen pérdidas quizá por culpa de su consorte.
  • Al finalizar el matrimonio y liquidar, hay que realizar más operaciones aritméticas y valoraciones, que además afectarán a bienes que quizá ya no existen en el patrimonio (los donados, por ejemplo).

Para quienes puede ser recomendable

A resumidas cuentas, este régimen económico matrimonial sería más recomendable para aquellos matrimonios en los que puedan existir diferencias importantes entre los patrimonios de ambos al llegar al matrimonio.

Foto de Caio  : https://www.pexels.com/es-es/foto/dos-bandas-de-boda-de-color-dorado-en-la-pagina-del-libro-56926/

 

X